Digitalizadas. Curso básico de habilidades para mujeres

El próximo mes junio se celebrará en Menasalbas un curso de habilidades básicas de ordenadores e Internet dirigido a mujeres mayores de 18 años.

Este curso está financiado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y será impartido por una formadora especializada de Fundación Mujeres.

El curso se desarrollará en dos sesiones que se impartirán los días 25 y 27 de junio de 16:30 a 19:30 en el Centro de Internet de la Biblioteca de Menasalbas. 

INSCRIPCIONES en el Centro de la Mujer de Menasalbas hasta el 22 de junio. 

PLAZAS LIMITADAS.


Premio Nacional de las Letras: Carme Riera


Carme Riera nació en Palma de Mallorca en 1948. En 1965 se traslada a Barcelona a estudiar Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma.
Se licencia en 1970 y al año siguiente el renombrado filólogo José Manuel Blecua la contrata para para dar clases en la Facultad.
Publicó su primer libro, una recopilación de cuentos, en 1975, comenzando así su carrera literaria. 
Su primera novela ganó el Premio Prudenci Bertrana en 1980, la cual supuso no solo un cambio de género sino también el de objetivo, el de formular un modelo de novela culta alternada con elementos coloquiales.
Sus obras escritas en catalán se irán publicando también traducidas al castellano hasta los noventa, cuando la propia Riera comienza a escribir todas sus obras en ambas lenguas.
En 2013 toma posesión de la silla «n» en la Real Academia, siendo así la octava mujer en incorporarse a la entidad.
Está afincada en Barcelona donde continúa trabajando en la Universidad Autónoma como catedrática de Literatura Española y directora de la Cátedra José Agustín Goytisolo.



Fuentes:

Premio Nacional de las Letras: Ana María Matute

Ana María Matute  nació en Barcelona en 1925 en el seno de una familia acomodada. 
Mientras vivió en Madrid asistió a un colegio religioso. Escribe su primera novela, Pequeño teatro, a los 17 años de edad, aunque no fue publicada hasta 11 años más tarde. En 1949, su obra Luciérnagas queda semifinalista del Premio Nadal, sin embargo la censura impide la publicación.

En 1955 publica una revisión de esta obra llamada En esta tierra. Pero en 1993 recuperará la versión original y esta será la que publique rechazando la segunda versión.
Comienza su trilogía Los mercaderes en 1960 con Primera memoria, la continuará con Los soldados lloran de noche y la termina con La trampa. De 1965 a 1966 va como lectora a Bloomington (Indiana) y en 1968 a Norman (Oklahoma). Es calificada como mejor novelista de la posguerra. Su calidad de escritora está a la vista en sus obras, que además han sido premiadas muchas veces.
Estuvo nominada para el premio Nobel de literatura y en 1976, según la academia sueca, su candidatura era la que más pesaba junto a la de Aleixandre. Fue finalista del premio Andersen y no ganó porque las obras llegaron al jurado sólo en castellano, aun a pesar de que estaban traducidas.
En Junio de 1977 viajó a Bulgaria con Escritores por la paz. Ingresa en la Real Academia Española de la Lengua en 1996 y el 18 de enero de 1998 lee su discurso y ocupa el asiento K anteriormente ocupado por Carmen Conde, siendo así la tercera mujer en ingresar en 300 años. Es miembro honoraria de la Hispanic Society of America y de la American Association of Teachers of Spanish and Portuguese. 
Hay un premio literario que lleva su nombre.
En 2007 recibe el prestigioso Premio Nacional de las Letras, otorgado por el Ministerio de Cultura y en 2010 se convierte en la tercera mujer en obtener el Premio Cervantes otorgado por el Ministerio de Cultura de España.
La universidad de Boston tiene en su biblioteca un fondo llamado Ana María Matute Collection. Sus libros han sido traducidos a 23 idiomas.
Ana María Matute falleció en junio de 2014 a los 88 años de edad.




Premio Nacional de las Letras: Carmen Martín Gaite

Carmen Martín Gaite nació el 8 de diciembre de 1925. Se licenció en Filosofía y Letras en la Universidad de Salamanca, donde conoció a Ignacio Aldecoa y a Agustín García Calvo. En esa universidad tuvo además su primer contacto con el teatro participando como actriz en varias obras. Colaboró en varias revistas como Trabajos y Días en Salamanca y Revista Nueva en Madrid. Se trasladó a esta ciudad en 1950 y se doctoró en la Universidad de Madrid con la tesis Usos amorosos del XVIII en España. Gracias a su trayectoria se incluyó en la que sería conocida como la Generación del 55 o Generación de la Posguerra.
Escribió su primer cuento, Un día de libertad, en 1953, aunque confiesa escribir desde los 8 años. Comienza su carrera literaria con El balneario obteniendo en 1955 uno de los premios literarios de mayor prestigio en España, el Café Gijón. Tres años después presenta la que sería su obra señera, Entre visillos, al Premio Nadal, ganándolo.
Entre otros logros, Martín Gaite destaca por haber sido la primera mujer a la que se le concede el Premio Nacional de Literatura con El cuarto de atrás en 1978, y por haber ganado en 1994 el Premio Nacional de las Letras por el conjunto de su obra. Fue una de las personas más, y mejor, premiadas del mundo de la literatura; obtuvo el Príncipe de Asturias en 1988 compartido con el poeta gallego José Ángel Valente [1929-2000], el Premio Acebo de Honor en 1988 como reconocimiento a toda su obra, el Premio Castilla y León de las Letras en 1992, Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes en 1997, Pluma de Plata del Círculo de la Escritura otorgada en junio de 1999 y cuya ceremonia fue retransmitida por videoconferencia a través de Internet, algo sin precedentes, hasta aquel momento, en el mundo literario. Con su ensayo Usos amorosos de la posguerra española recibió en 1987 el Premio Anagrama de Ensayo y el Libro de Oro de los libreros españoles. 





Premio Nacional de las Letras: Rosa Chacel

Rosa Chacel, nacidad en Valladolid en 1898, fue una de las escritoras de la conocida Generación del 27. 

Rosa estudió dibujo en la Escuela de Artes y Oficios y en la Escuela del Hogar y Profesional e ingresó más tarde en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, la cual abandonó en 1918. 
En ese momento se vinculó a grupos bohemios de artistas y entró en el círculo de Ortega y Gasset. 
Comenzó su andadura como escritora en la Revista de Occidente y en la Gaceta Literaria. 
En 1959 se le concedió la beca Guggenheim durante dos años en Nueva York. 
Rosa Chacel publicó numerosas obras entre novelas, poemas, ensayos y cuentos, y ha recibido diversos premios y reconocimientos, entre los que cabe destacar el Premio Nacional de las Letras en 1987, convirtiéndose así en la primera mujer a la que le fue concedido este prestigioso galardón.











Fuentes:

Conciliación y corresponsabilidad.


La conciliación y corresponsabilidad no son lo mismo (Artículo escrito por Concilia2)
La conciliación es la necesidad de compartir el trabajo remunerado con el trabajo doméstico, las responsabilidades familiares y el tiempo libre de cada persona. La corresponsabilidad es la necesidad de repartir las tareas domésticas y responsabilidades familiares entre cada miembro del hogar.
No se pueden confundir porque si las mujeres pueden conciliar y no existe corresponsabilidad, finalmente lo que ocurre es que aumenta la discriminación; trabajan más pero sin protección social y sin salario. ¿Te parece justo?  
Y a ti ¿quién te cuida?
¡Ah! Dices que tú no tienes qué cuidar de nadie ¿y de ti mismo/a? Alguien tiene que limpiar la casa, hacer la comida, organizar las celebraciones, cuidar del coche, ocuparse del pago de recibos, asistir a las reuniones de la comunidad, y así un largo etc. Si tu no lo haces es porque alguien lo está haciendo por ti a cambio de un salario —empleada/o de hogar— o de forma “gratuita”.
Decálogo de corresponsabilidad para hombres igualitarios
A continuación reproducimos “El decálogo para los hombres europeos”, producto del proyecto All Together, en el que se enumeran los beneficios que tú como hombre obtienes con la corresponsabilidad. A ver que te parecen …  
·         Más tiempo para compartir con tu pareja. Disfruta de una vida en pareja de mayor calidad, teniendo más tiempo para compartir juntos.
·         Aumentará tu bienestar personal y social. ¿Estás preparado para compartir más tiempo en casa y colaborar con quienes quieres? Siendo un hombre igualitario serás más feliz, y tu pareja dispondrá del justo tiempo para dedicarlo a las actividades que desee.
·         Mejorará tu complicidad con tu pareja. Tendrás más libertad y autonomía para la compresión mutua, y relaciones más satisfactorias y placenteras. Tendrás una mejor vida sexual y emocional.
·         Disfrutarás y conocerás mejor a tus hijos/as. No te pierdas una de las cosas más importantes en la vida: Participar en la crianza de tus hijos/as y verlos/as crecer. Aumenta tu bienestar y autoestima y el de tus hijos/as compartiendo más tiempo.
·         Aprende nuevas competencias y habilidades. ¿Alguna vez te has preguntando por qué es habitual que las mujeres se organicen y compaginen mejor su vida familiar, personal, y laboral? ¿Y tú? Todo cambio nos brinda una oportunidad de aprender cosas útiles y mejorar nuestras condiciones de vida.
·         Comparte la carga de ser el sostenedor de la familia. Un hogar que cuente con dos fuentes de ingresos será más confortable y menos estresante que aquél en el que sólo el hombre es el soporte económico de la familia: comparte las responsabilidades económicas.
¡Continúa leyendo! …
·         Sé independiente conociendo por ti mismo cómo compaginar el cuidado de los/as niños/as y las tareas domésticas. Tu autonomía no sólo ha de ser económica y profesional, sino además doméstica. Asegúrate de que estás viviendo con tu pareja por decisión propia y no sólo porque necesitas a alguien que te realice las tareas domésticas que tú deberías hacer.
·         Aprende cómo cuidarte mejor a ti mismo aprendiendo a cuidar a tu familia. Si aprendes a cuidar de ti mismo y de tus seres queridos, vivirás mejor y más tiempo, aumentando tus hábitos saludables.
·         Sé coherente con tus valores de igualdad. ¿Crees en la libertad y la justicia? Pon en práctica estos valores en casa.
·         Conviértete en un buen ejemplo: pon tu grano de arena en la construcción de una sociedad más justa.
·         Conviértete en un modelo para tus hijos/as. Ayuda a que la siguiente generación se libere de estereotipos pasados de moda. Con tu ejemplo sentarás las bases de una ciudadanía responsable.
¿Te atreves a compartirlo con tus amigos en las redes sociales?

Fuente: 

Padre igualitario

Aquí os dejamos unas indicaciones de cómo ejercer la corresponsabilidad, fomentando el reparto equitativo de tareas y  promoviendo un hogar libre de educación sexista.